Descubrir que tipo de pisada tenemos nos ayuda a prevenir enfermedades.

 

Cada vez que andamos o corremos nuestro cuerpo se resiente, aunque no lo notemos. Ligamentos, huesos y articulaciones reciben el impacto que genera el movimiento de nuestro cuerpo provocando, a la larga, enfermedades estructurales derivadas de nuestra pisada.

El uso de un buen calzado o de unas buenas plantillas nos ayuda corregir el paso minimizando y previniendo las posibles dolencias y malformaciones derivadas de éste, por eso es tan importante conocer nuestro paso.

Existen tres formas de pisar, pronador, supinador o neutro. La pronación es la tendencia a girar el tobillo hacia el interior y la supinación hacia el exterior. Si cualquiera de los dos movimientos es muy exagerado pueden darse lesiones serias, de ahí la importancia de una correcta elección de calzado que se adecúe a nuestra forma de andar.

 

Antonio Brown Womens Jersey