Es incómodo, molesta y puede hacer que tengamos que parar la actividad que estamos haciendo. Saber cómo prevenir el flato y deshacernos de él puede hacer nuestra actividad deportiva mucho más amena.

 

Lo primero que tenemos que hacer para evitar que aparezca el flato es entender que es. Muchas veces se confunden con gases ya que es un dolor situado entre el pecho y el abdomen a la altura del diafragma. Además suele aparecer con ejercicios que implican correr, ya que correr conlleva oscilaciones debido a la tensión de los ligamentos que unen el estómago con el diafragma. Lo mismo pasa al comer, ya que al pesar más el estómago aumentan las oscilaciones. Hay más teorías sobre el origen del flato, unas asociadas a problemas de respiración por falta de oxígeno y otras a la irritación del peritoneo.

Teorías a parte lo que sí que está claro es que es un dolor muy molesto, por ello os dejamos una serie de consejos para evitar que aparezca y hacer que desaparezca.

 

¿CÓMO PREVENGO EL FLATO?

  • Tener una buena alimentación para evitar la acidez o la inflamación intestinal.
  • Procura disminuir las oscilaciones. Evita las cuestas hacia abajo, vigila tu calzado y la técnica de carrera, sobre todo para cuidar la amortiguación.
  • Evita quedarte sin oxígeno, respira de forma controlada retrasando la aparición de hipoxia.
  • Mejora la técnica de carrera para evitar el rozamiento de las vísceras y la irritación del peritoneo.
  • Hacer la digestión antes de correr para que no pese el estómago. Unas 2-3 horas.
  • Dar pequeños sorbos si tienes sed.
  • Disminuir el ritmo en carrera, haciéndola más suave.
  • Realizar un entrenamiento de la musculatura respiratoria.

 

¿QUÉ HAGO CUANDO APARECE EL FLATO?

  • Seguir caminando y no pararse de golpe. Presionar la zona del dolor (generalmente debajo de las costillas, en los músculos intercostales) y flexionar el tronco poco a poco hasta que vaya desapareciendo el dolor. Acto seguido, realizar una extensión del tronco en la zona donde se tenga el dolor, llevando el brazo del lado donde se sitúa el dolor por arriba de la cabeza y hacia el lado contrario. A los pocos minutos, seguir caminando.
  • Realizar unas cuantas espiraciones para vaciar el aire de los pulmones y favorecer la relajación del músculo diafragma.
  • Sentarse y tomárselo con calma. Estira la musculatura abdominal para estabilizar las vísceras y evitar que las oscilaciones afecten en mayor grado.
  • Si el dolor se hace insoportable, lo más aconsejable es parar la actividad para evitar que el problema se agrave. Es recomendable una visita al médico si los problemas persisten.

Antonio Brown Womens Jersey